Por qué debo protegerme del sol?

Debemos protegernos del sol para evitar manchas, arrugas, envejecimiento prematuro de la piel, las dolorosas quemaduras solares, pero sobretodo para evitar la aparición de las queratitis actínicas y a su vez el peligroso
cáncer de piel.

El factor más importante en la aparición de cáncer de piel, es la exposición solar crónica e historia de quemaduras solares.
La fuerte exposición solar es un factor peligroso y determinante para la aparición de la queratosis actínica, que es el precursor del cáncer de piel.
Las personas que tienen pieles claras, son más propensas a la afectación por las radiaciones y la exposición solar.

¿Cómo detectar la queratitis o queratosis actínica en la piel?

La queratosis actínica aparece como una mancha rugosa al tacto y suele aparecer en personas con una fuerte exposición solar. Con mucha frecuencia, en la zona de la cabeza en personas mayores. La queratitis actínica es precursora del cáncer de piel y debe de ser tratada a tiempo para evitar mayores complicaciones.


Existen productos en nuestra farmacia que le ayudaran a tratar la queratosis actínica.
En el caso de que, la queratítis haya aparecido en su piel, con el uso prolongado y diario de estos productos, podrá restablecer los daños producidos en el ADN celular a la vez que protege su piel de la exposición solar.


Grados morfológicos de la Queratosis actínica (evolución):

• Grado 1: QA ligeramente palpable, se nota más que lo que
se ve. Patrón rojizo pseudoreticulado.
• Grado 2: QA moderadamente gruesa, se toca fácilmente y
se ve. Patrón ¨en fresa¨ con fondo eritematoso y orificios
queratósicos foliculares.
• Grado 3: QA muy gruesa hiperqueratósica (obvia). Se presenta
en áreas blanco-amarillentas desestructuradas.

 
¿Como me protejo del sol?

1. Medidas Físicas:

• Evitar la exposición entre las 11 h y las 16 h.
• Permanecer en la sombra.
• Usar parasoles/sombreros.
• Utilizar ropas adecuadas.

2. Fotoprotección solar:

• Aplicar siempre factores de protección (SPF) igual o mayor
de 50.
• Extenderlo bien por toda la superficie cutánea que vaya a
estar en exposición.
• Aplicarlas 30 minutos antes de la exposición.
• Renovarlas cada 2 horas.
• Renovarlas tras un baño o sudoración excesiva.
• Utilizar el fotoprotector adecuado, según el tipo de piel y/o
patología: piel acneica, con rosácea, melasmas, pieles atópicas,
deportistas, piel senil, zonas pilosas, inmunodeprimidos